Verdeos de invierno: La herramienta para mantener la producción de forrajes en épocas de bajas temperaturas

Los verdeos de invierno son una gran herramienta que el productor ganadero puede utilizar para suplir el bache de producción de forrajes que se produce, durante el otoño y el invierno, debido a las bajas temperaturas y escasas precipitaciones. Esto se debe a que tienen una buena tasa de crecimiento en las mencionadas condiciones climáticas que permiten mantener la carga animal sin resignar ganancias en la producción.

El éxito en la aplicación de los verdeos depende, principalmente, de la fecha de siembra. Lo ideal es que se realice a fines del mes de febrero, principios de marzo o, a más tardar, a principios de abril. Si se realiza en ese tiempo, y en función de las condiciones agroclimáticas, el productor podría estar ingresando los animales a comer a los 60 días lo que le permitiría realizar más de dos aprovechamientos.

En la Cuenca Lechera Santafesina los verdeos más utilizados son: la avena y el ray grass.

Independientemente de la especie, durante la etapa vegetativa se concentra la mayor calidad nutritiva pudiendo encontrar, en el primer pastoreo, un contenido de agua mayor al 85%, más de un 25% de proteína y una baja concentración de carbohidratos solubles, que ronda en un 10%. Estos valores, hacia el final de su etapa vegetativa, irán reduciéndose en agua y proteína y aumentando en carbohidratos solubles, permitiendo obtener un mejor balance en la relación energía – proteína.

A la hora de incorporarlos a una dieta, es aconsejable ingresar a pastorear luego de otra comida, por ejemplo, realizar un pastoreo de alfalfa durante la mañana después de un racionamiento de silaje de maíz o rollo. Del mismo modo, los encierres nocturnos con rollo o silo, son una medida de conservación de los verdeos para evitar el pisoteo y su degradación.

En los verdeos de inviernos suele haber deficiencia de magnesio lo que puede generar en los animales una enfermedad denominada hipomagnesemia, tanto en rodeos de leche como de carne. Para prevenirla se puede utilizar el Mixar Vaca Lechera Invernal, una premezcla vitamínica alta en magnesio elaborada por Nutriar. Para suplir el déficit nutricional se debe incorporar, entre 200, 250 gramos dependiendo la producción y tipo de alimento, a la dieta  en el mixer o se puede agregar a los concentrados, mezclando el producto con el maíz y el expeller de soja.

En conclusión, los verdeos de inviernos son una herramienta muy conveniente para los productores ganaderos que, al tener un tiempo productivo acotado, deben ser utilizados de manera eficiente y racional para amortizar el costo de implantación y obtener los máximos beneficios.

 

Ing. Agr. Fernando M. Pividori

Asesor Técnico Comercial Nutriar S.A.

Especialista en Nutrición de Rumiantes

 

CONTACTO:

Para contactarse con algún representante del equipo técnico comercial de NUTRIAR llame al +54 (03496) 412008 o escriba a: [email protected]

Print Friendly, PDF & Email