23 septiembre, 2016

Fuente: Noticias Agropecuarias

Beneficios de fertilizar el maíz con los residuos del feedlot

 

La intensificación y concentración de la producción genera como consecuencia el problema de la acumulación de efluentes líquidos y sólidos, los cuales pueden ser aprovechados como insumo productivo, porque pueden representar un excelente oportunidad para usarlos como enmiendas orgánicas.

Los residuos del feedlot aportan altos contenidos de materia orgánica, fósforo y nitrógeno; por lo tanto, su distribución en el lote, contribuye a la disponibilidad de estos nutrientes, claves en los sistemas de producción agrícola extensivos, y a la mejora de las propiedades físicas del suelo.

Técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Justiniano Posse (Córdoba) comprobaron que el uso de residuos como biofertilizante mejorar la calidad del suelo y el rinde del maíz, que llegó a rendir hasta 1.200 kilos más por hectárea, según informó Lisandro Errasquin, especialista de esa unidad del Inta.

Para Alejandro Saavedra, también del Inta Posse, el destino final más económico para reponer nutrientes es su aplicación al suelo. “De esa forma, el productor reduciría notablemente el costo de las aplicaciones de fertilizantes minerales”, aseguró Saavedra para quien: “En los residuos tenemos una oportunidad para agregar valor en origen y contribuir a la sustentabilidad del sistema”.

Installation d'une culture de maïs
Siembra de Maíz 

Ensayo en el feedlot

Con los residuos del feedlot hay una oportunidad para agregar valor en origen y contribuir a la sustentabilidad del sistema. Para ejemplificar estos beneficios, se realizó un trabajo en un establecimiento de la localidad santafesina de Cafferata donde se evaluó la aplicación de efluentes sobre maíz, previo a la siembra. El ensayo evaluó la respuesta del cultivo de maíz a la aplicación de efluentes sumado a la fertilización nitrogenada. Incluyó tratamientos en los que se probaron dosis de 7.500, 15.000 y 35.000 kilos por hectárea de residuos.

En el estudio se ecomprobó que el cultivo rindió hasta 1.206 kilos por hectárea más, en comparación con la parcela testigo sin efluentes.